#28S: miles de mujeres marcharon para defender la ley del aborto y la educación sexual integral
#28S: miles de mujeres marcharon para defender la ley del aborto y la educación sexual integral

Una vez más, la marea verde volvió a copar la calle.Bajo el lema “Si estuviste, tenés que estar”, este 28 de septiembre organizaciones feministas de todo el país marcharon para pedir “por el aborto seguro y gratuito, por la Educación Sexual Integral (ESI), por vidas dignas” y para luchar “contra las derechas, el ajuste y el Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

28S, en vivo: miles de mujeres marcharon por el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro

La fecha elegida para la movilización, que coincide con el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se decidió a partir de un proceso asambleario convocado luego de los resultados de las elecciones primarias el pasado 13 de agosto y frente a la posibilidad de que la ultraderecha pueda gobernar nuestro país.

“Sentimos que se habla muy banalmente de dar de baja derechos y se señaliza el movimiento feminista como enemigo. En ese contexto, nos pareció importante dar una respuesta unitaria en las calles y en todas las provincias”, explicó la integrante del colectivo #NiUnaMenos, Luci Cavallero.

En Capital Federal, el punto de encuentro fue la Plaza de Mayo. Minutos antes de las 16, distintas agrupaciones comenzaron a encolumnarse sobre la avenida de Mayo para marchar hacia el Congreso. Hubo banderas, batucada, strass y glitter. Como sucedió en diciembre de 2020, cuando el Senado aprobó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), el verde volvió a apropiarse de la Ciudad.

Organizaciones feministas de todo el país marcharon para pedir “por el aborto seguro y gratuito, por la Educación Sexual Integral, por vidas dignas” y para luchar “contra las derechas, el ajuste y el Fondo Monetario Internacional (FMI)”

En la esquina de Perú al 500, Andrea Bohus (41) espera a sus colegas y compañeros de militancia, todos de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys), con su equipo de mate. La Educación Sexual Integral (ESI) es uno de los principales motivos por el que los docentes se acercaron a la movilización. La probabilidad de que la ultraderecha elimine la normativa, si llega al gobierno, es un temor latente en el gremio.

Hace unos días, explica Andrea, hubo un par de “atentados” en distintas escuelas. “Dejaron carteles diciendo: ‘ESI es abuso de menores’ y ‘ESI es pedofilia’. Nosotros, por supuesto, lo denunciamos. Se trata de personas negacionistas que apuntan contra los derechos de las infancias y las adolescencias. Por eso, hoy más que nunca, estamos de vuelta acá poniendo el cuerpo”, sostiene.

Junto a ella están Mariana Scayola (42), Secretaria General de Ademys, y Jey Fort Flanagan (52). Ambos llevan más de dos décadas dedicándose a enseñar. Sobre la ESI, sancionada en 2006, Scayola sostiene que todavía hay dificultad para ponerla en práctica: “La realidad es que depende de la buena voluntad de los docentes. Muchas veces nos falta material, capacitación y acompañamiento. Sobre todo cuando aparecen ‘situaciones difíciles’ y necesitamos tener fundamentos para explicar por qué hacemos lo que hacemos. A eso, ahora hay que sumarle los discursos que favorecen ese planteo, como si la ESI fuera una cuestión ideologizante”.

A su lado Jey agita una bandera LGBT+. Lleva puesto un guardapolvo blanco, escrito con marcadores por sus alumnos, que conserva desde fines de 2001, “para evocar el ‘Nunca más’”. “Soy docente y ciudadano. Nos robaron. Ahora nos pegan”, dice sobre su espalda, en letra roja. “Creo que este momento del país tiene una similitud muy grande con lo que pasó hace 22 años. No solo por lo económico, sino también social y culturalmente. Me enerva cuando distintos sectores conservadores hablan del adoctrinamiento de la ESI. Nosotros no pretendemos adoctrinar a nadie. Simplemente, mostrar opciones y que las infancias y adolescencias sepan que pueden decidir sobre su cuerpo”, sostiene.

Desde la Unión Nacional de Clubes de Barrios vinieron a marcar la cancha “por el Ministerio de la Mujer”. “Gracias a la Ley Micaela, todos los clubes de barrio recibieron una capacitación en temáticas vinculadas a la perspectiva de género, diversidad y abordajes de violencias. Todo eso permitió que muchas mujeres avanzaran más en estos espacios, que siempre fueron masculinos. Ahora, muchas de ellas dejaron de ser las que llevan los sanguchitos o se ocupan de la limpieza y pasaron a ser presidentas o a estar en la comisión. También abrió paso para dar talleres de ESI o de Gestión Menstrual”, explica a este medio Florencia Cabral (34), actual presidenta de la comisión del Club Mariano Moreno de La Matanza, y madre un adolescente y de una niña de 2.

(Ariel Torres)(Ariel Torres)

Pasadas las 17, la batucada de “Las Rojas”, comenzó a sonar con más fuerza. A la columna de organizaciones que avanzaba sobre avenida de Mayo, de a poco, comenzaron a sumarse más mujeres, algunas llegaban solas o en pequeños grupitos.

Lidia tiene 70 años, el cabello plateado y un pañuelo verde que le envuelve el cuello. Llegó sin compañía desde Saavedra porque, a diferencia de otras veces, sus vecinas no pudieron venir. “Ahora soy jubilada, pero toda mi vida fui partera del Hospital Pirovano. Estoy acá para reivindicar la ley de Aborto. Es un derecho conquistado y, hoy, un triunfo muy importante”, asegura orgullosa.

Cerca de las 17.30, Nora Cortiñas, histórica referente de Madres de Plaza de Mayo, se unió a la marea verde en la intersección de San José y avenida de Mayo. Lo hizo en silla de ruedas junto a Elia Espen,integrante de la organización Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Ambas se mostraron emocionadas y conmovidas de poder estar allí.

infobae

La Libertad es nuestra”; “Milei no es Mi Ley”; “Menos misa y más miso”, dicen algunos de los carteles que desfilan por la calle mientras la multitud avanza hacia el Congreso de la Nación.

Florencia tiene 35 años y es estudiante de Educación Primaria. “Vine por distintos motivos, pero el principal es defender la Educación Sexual Integral: un derecho fundamental para las infancias que están desprotegidas”, dice mientras camina con su guardapolvo blanco y levanta su cartel: “Nuestros derechos no se negocian”, asegura en referencia a los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Y sigue: “Los docentes necesitamos poder llevar a cabo la ESI con la garantía de no ser perseguidos. Lo que noto es que hay mucha desinformación de parte de las familias. La palabra ‘sexual’ les remite al acto sexual y no entienden que es para hacer valer los derechos y conocerlos”.

El cartel de FlorenciaEl cartel de Florencia

infobae
infobae

*Fotos: Ariel Torres.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publica Aquí En Breve….te contamos más….