¿Dólar “anti vegano”?: falta de divisas pega fuerte en el precio de las frutas y verduras importadas
¿Dólar “anti vegano”?: falta de divisas pega fuerte en el precio de las frutas y verduras importadas

En la actualidad, tenemos 45 tipos de cotización de cambio de acuerdo a persona física o jurídica y actividad económica a realizar para adquirir la divisa norteamericana. El Banco Central de la República Argentina (BCRA), luego de lograr acumular u$s6.000 millones con la liquidación de soja por parte de los productores a un dólar de $200, comienza a tener nuevamente drenaje en sus arcas y proyectarse escasez hacia los próximos meses y mayores restricciones para acceder al mercado cambiario.

El paso del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) de AFIP que cambio a Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), para aumentar el control y mejorar los plazos de pago para las empresas dejó pagos para liquidar importaciones por u$s8.000 millones para los próximos meses. La sequía y las heladas de acuerdo a un informe de CREA calcula que las pérdidas económicas generadas en la campaña de trigo y cebada ascenderían a u$s2.500 millones. Es decir, que hacia adelante tendremos menos dólares de lo proyectado.

Uno de los sectores afectados al inicio del verano serán las frutas y verduras importadas de estación. Por lo cual, la escasez de dólares para importar disminuye la oferta frente a una demanda constante y ha elevado los precios en el mercado interno.

Según los últimos datos del rubro de frutas, las importadas como la banana (importada de Ecuador) sufrió un aumento acumulado de 103% en 2022 e interanualmente del 136%; el ananá (importado de Brasil) tuvo un aumento acumulado de 136% e interanualmente de 161%, el kiwi (importado de Chile) con un 59% de aumento acumulado y 100% interanual, la sandia (importada de Brasil) tiene un aumento acumulado de 160% e interanualmente de 225% y las paltas (importadas de Chile) aumentaron en el acumulado del año 47% e interanualmente 100 por ciento.

Subas de precios de más de 100%

Es decir, en promedio, tomando algunos elementos importados, todas las trabas comerciales por la falta de divisas solo ha generado que, en virtud de cuidar los pocos dólares de las reservas del BCRA, los precios de estas frutas están en aumentos porcentuales largamente superiores a los 3 dígitos.

Si tomamos una serie comparativa de lo que sucedió con el aumento acumulado en frutas y verduras en las últimas 3 presidencias veremos que en la gestión de Alberto Fernández tuvo un incremento de 238% para frutas y 364% para verduras.

Es decir, en esta gestión se duplicó el valor de la serie en relación a presidencias anteriores.

Por su parte, aún queda aproximadamente un año más del actual gobierno por lo cual será record de aumento de la canasta de frutas y verduras en los últimos 30 años.

El dólar, la apuesta segura

Teniendo en cuenta todo lo que se está haciendo para evitar el drenaje de reservas, lo que se encuentra generando efectos como los controles fuertes de productos importados (mencionado anteriormente), programas de precios justos, congelamiento de valores por 90 días y todo un arsenal de herramientas para hacer que los efectos de la inflación no corran por sobre el dólar.

Uno de los instrumentos clave además de los reiterados anteriormente es la tasa de política monetaria, en la que el BCRA se encuentra moviéndola de tal forma para que los pesos sobrantes de la economía no vayan al dólar paralelo (el de mayor y fácil acceso para el ciudadano de a pie).

Si observamos la serie completa del dólar versus el instrumento más sencillo como un plazo fijo vemos que “apostar” siempre al dólar generó un mayor rendimiento en el tiempo. A pesar de cierta estabilidad cambiaria de las últimas semanas y una tasa de interés del 75%, al ver la serie completa se observa que “mientras la tasa de interés va por las escaleras, el dólar continuo por el ascensor”.

Por tanto, todas las estrategias de política económica están a la fecha ligadas a mantener en un cierto margen de estabilidad a las reservas internacionales y no en la baja sostenida de la inflación.

Bajo este precepto será imposible reordenar la economía si se ataca a los efectos y no al problema (desorden fiscal en todas las súper estructuras del Estado).

Al no tener un diagnóstico correcto del problema, el drenaje de reservas es continuo y sostenido. El acumulado de venta de dólares en noviembre es de más de u$s760 millones, en donde en sólo la semana pasada las ventas fueron de u$s520 millones sino que en las próximas rondas no se espera una reversión salvo que nuevamente se le vuelva a otorgar un incentivo al campo para que liquide a un dólar diferencial como es el propósito del Dólar Cordillera o Malbec para las economías regionales.

En un contexto de distorsión debido a todas las externalidades negativas, debemos sumarle que en un marco de restricción de acceso a las importaciones hay empresas que por un lado pueden importar al tipo de cambio oficial de $158, mientras que otras empresas a un tipo de cambio especial (de acuerdo a lo que estipula el Gobierno), generándose así un valor promedio del dólar de $248.

Por lo que los que adquirieron dólares caros para importar lo reflejen en precios y también le da margen al competidor para que también aumente sus precios a un nivel más bajo, pero más alto que el oficial al cual importó ante la incertidumbre de reposición futura de los insumos.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, los argentinos consumimos 73 kilos de frutas y verduras al año. Es decir, 200 gramos por habitante en forma diaria. Veremos cómo termina este indicador luego de pasar por el “dólar antivegetariano” para la importación más la suba record de precios de frutas y verduras de producción local para el verano 2022 y 2023.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publica Aquí En Breve….te contamos más….