La filtración de un ofrecimiento de senadores de Estados Unidos para que Sergio Massa se presente como candidato a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) generó alarma total en el gobierno de Alberto Fernández.

La agencia internacional Bloomberg reveló a última hora del martes que un grupo de senadores demócratas y republicanos le propuso al ministro de Economía argentina que se sume a la contienda para reemplazar al desplazado Mauricio Claver-Carone.

Según esta versión, el tema se debatió hace dos semanas durante la visita a Buenos Aires de una delegación del Senado de Estados Unidos. La comitiva estadounidense fue encabezada por el demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Participaron también los senadores republicanos Rob Portman, Ben Sasse y Richard Burr.

De acuerdo a Bloomberg, los legisladores le habrían dicho a Massa que en caso de presentarse a la contienda tendría el respaldo de la Casa Blanca para obtener el apoyo de los líderes de América Latina y el Caribe. El voto de Washington es clave para elegir al presidente del BID. 

Massa -según la agencia- habría respondido que le resulta muy difícil dejar el ministerio de Economía.

Según se supo, los senadores le habrían dicho a Massa que la única posibilidad que tiene Argentina de quedarse con el puesto es que el candidato sea él. Meses atrás Alberto intentó imponer a Gustavo Béliz, pero chocó contra Donald Trump que postuló a Claver-Carone.

Aunque no hay ningún indicio de que Massa acepte la idea de los senadores estadounidenses, la nota de Bloomberg circuló al máximo nivel del gobierno nacional y generó alarma. También el tema se discutió entre empresarios del círculo rojo, donde la situación no era menos alarmante.

La posibilidad para Massa es tentadora porque se trata de uno de los cargos más importantes del continente y es una posición de mucho poder ante presidentes y gobernantes de la región por el aporte económico del Banco. Es además un lugar de acceso directo a la Casa Blanca.

Más allá de lo político, incluso en términos económicos la posibilidad es más que tentadora: el cargo ofrece un salario de 9 millones de dólares al año, con un mandato de 5 años.

Como sea, los tiempos para una definición son muy cortos ya que el límite para la presentación de candidaturas para la presidencia del BID es este viernes, con lo que se desprende que será difícil que Massa sea uno de los postulantes.

Más allá de lo político, incluso en términos económicos la posibilidad es más que tentadora: el cargo ofrece un salario de 9 millones de dólares al año, con un mandato de 5 años

Una interpretación de la noticia de Bloomberg es que evidencia que Massa sigue teniendo un lobby muy fuerte en la Casa Blanca y el sistema de poder en EEUU, algo que se subestima incluso en el propio peronismo. El ministro ya había logrado avances muy fuertes en su gira por Washington, donde logró la foto con Janet Yellen y destrabó la relación con Claver-Carone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =