La quita de subsidios ya se empezó a sentir en el contenido de las boletas de expensas y en el ámbito de los consorcios brotan las inquietudes respecto del tenor de las subas. Ocurre que, aunque el componente de los servicios es importante en el detalle, no lo es tanto como para impulsar los incrementos que empezaron a recaer sobre algunos departamentos. Desde entidades como la Liga del Consorcista señalaron que los ajustes del orden del 20 por ciento sólo por el fin de las bonificaciones deben considerarse excesivos. Y anticiparon que habrá más incrementos en las expensas antes de que concluya 2022.

En diálogo con un medio, David Loisi, máxima autoridad de la organización, sostuvo que, si bien la quita de subsidios tiene efecto en la cotización de las expensas, lo cierto es que el componente de mayor peso continúa siendo el salario de los encargados. Este aspecto continúa representando más del 65 por ciento del valor total reflejado en la boleta.

«Es importante revisar el detalle de los incrementos que están llegando. Si bien cada consorcio tiene sus particularidades, lo cierto es que el fin de los subsidios tampoco debería representar los porcentajes que se dicen. La electricidad, por ejemplo, es un factor que representa entre el 5 y el 10 por ciento del gasto del consorcio. El agua se ubica por debajo de ese porcentaje y la incidencia del gas es incluso menor», aseguró.

«Conviene chequear para que no se apliquen sobreprecios en algunos conceptos. La suba de expensas también puede explicarse por los incrementos que reciben los encargados, ese aspecto sin duda pesa más que lo que sucede con los subsidios. Igualmente, los consorcios comenzaron a aplicar medidas para tratar de reducir los números del consumo de servicios», agregó.

Sin subsidios, consorcios aplican cambios para bajar el gasto

En esa dirección, Loisi comentó que diversas administraciones activaron el cambio de luminarias por lámparas de menor consumo, así como también se empezaron a aplicar otras pautas en lo referente al funcionamiento de los ascensores.

«En distintos edificios se modificó la botonera para que se pueda pedir sólo un ascensor en lugar de dos o más. También están aquellas administraciones que comenzaron a rentar espacios en medianeras o terrazas con el fin de mejorar la recaudación», afirmó.

La carga por electricidad no llega al 10 por ciento del gasto total del consorcio.

El experto reconoció que es muy pronto para determinar si se disparará aún más la morosidad en los complejos de departamentos. Loisi expresó que, según el complejo de viviendas, hay consorcios que enfrentan, justamente, morosidades de entre un 35 y un 40 por ciento.

«Si ya había muchas personas que no podían afrontar las expensas, ahora hay que ver cómo repercute el nuevo incremento. Lo real es que, en caso de no llegar a cubrir los gastos, lo usual es que los hogares lo primero que dejen de pagar resulten ser las expensas. En este caso, resta esperar que ocurre con los porcentajes y, también, la incidencia que tendrá la suba que tendrá lugar antes de que concluya diciembre», afirmó.

Respecto de esto último, el titular de la Liga del Consorcista anticipó que en diciembre los encargados percibirán un incremento automático del orden del 20 por ciento.

«Se hará muy cuesta arriba para inquilinos y dueños. Con ese porcentaje adicional vamos a cerrar el año con un acumulado de subas de expensas del orden del 50 por ciento. Para los bolsillos será un cierre de 2022 por demás de complicado», dijo.

Las inmobiliarias afirman que hay más morosos

En el segmento de las inmobiliarias señalan que las deudas por expensas impagas se incrementaron fuertemente en lo que va del año.

«Si bien la morosidad en el pago de alquileres no es significativa, y se mantiene en torno al promedio histórico del 5 por ciento, la situación es completamente diferente en lo que tiene que ver con los servicios y las expensas. Las familias no pueden afrontar esos pagos porque no les alcanza, apenas llegan a cubrir los montos alquileres que suben de manera constante», comentó recientemente a iProfesional Marta Liotto, presidenta de CUCICBA, el colegio que integra a los corredores.

La morosidad en el pago de impuestos se disparó este año.

«Hoy la morosidad en las expensas está muy por encima del porcentaje tradicional. En los servicios ocurre algo similar, con boletas que se pagan meses después del vencimiento establecido. Esta demora es consecuencia directa de los ajustes que, fijados por la ley vigente, encarecen los pagos de forma permanente. La perspectiva es por demás de preocupante», completó.

La directiva sostuvo que la alta morosidad en el abono de los servicios es un fenómeno de este año. Sostuvo, también, que los consorcios recurren cada vez más a las cartas documento para tratar de revertir la falta de pago de expensas por períodos que superen el trimestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 15 =