<strong>Ahora el BNDES de Brasil dice que no va a financiar el gasoducto de Vaca Muerta</strong>
<strong>Ahora el BNDES de Brasil dice que no va a financiar el gasoducto de Vaca Muerta</strong>

Apenas unas horas después que Lula dejó la Argentina se supo que el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes) no aportará los 689 millones de dólares necesarios para construir el segundo tramo del gasoducto de Vaca Muerta, como había anunciado la secretaria de Energía, Flavia Royón.

Royón había comunicado el financiamiento del BNDES en su discurso de cierre del almuerzo por el Día del Petróleo, con la presencia de los jugadores mas relevantes del sector. Y previo a esto, fue el propio embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, quien realizó el mismo anuncio en su cuenta oficial de Twitter. 

De hecho el rol del BNDES figura en el acuerdo “histórico” que firmaron Lula y Alberto. El punto 21 de ese acuerdo pide “instruir a los equipos de trabajo a avanzar en acciones comunes a través del BNDES, el BICE y el Banco Nación, con el objetivo de financiar el comercio exterior y aumentar la capacidad de préstamos de los bancos de desarrollo latinoamericanos a través de sinergias entre la CAF y el FONPLATA”.

Sin embargo, ahora el banco brasileño informó que no tiene previsto financiar obras de infraestructura en el exterior, destacando que sus esfuerzos financieros estarán dirigidos específicamente a apalancar la exportación de productos y bienes locales. En una nota distribuida en los medios, el BNDES dijo que cualquier cambio en esa política “necesariamente” pasará por el Tribunal Federal de Cuentas (TCU) .

Los esfuerzos financieros del BNDES estarán dirigidos específicamente a apalancar la exportación de productos y bienes locales

Frente a esto desde el gobierno argentino se esfuerzan por buscarle la vuelta para que se mantenga vivo el acuerdo. “Podemos pedirle que financie las láminas de aluminio que se fabrican en Brasil”, explicaron a fuentes al tanto de las negociaciones. Según la comunicación del banco, los recursos son para la contratación de empresas brasileñas con lo cual sí podría financiar las compras a las plantas que Usiminas-Techint poseen en Brasil, desde donde se envían las láminas para hacer los caños del gasoducto. Se trata en efecto de dos sociedades brasileñas, más allá que Techint a nivel global sea considerado un grupo italo-argentino.

Como sea, el anuncio del BNDES parece atender razones de política interna, porque para Brasil la concreción del segundo tramo del gasoducto de Vaca Muerta implica financiar exportaciones brasileñas y obtener gas argentino a precios más competitivos que los que ofrece Bolivia. De manera que es muy razonable que estén interesados en que se extienda el gasoducto que podría llevar el más barato gas de Vaca Muerta al corazón industrial paulista, justo cuando empieza el declino de los campos gasíferos de Bolivia.

Históricamente el PT fue crítico del financiamiento de obras de infraestructura más allá de las fronteras. No bien asumió, Lula designó al mando del Banco de Desarrollo de Brasil a un dirigente de extrema confianza como Aloizio Mercadante, un jugador estratégico en el equipo de gobierno, candidato vice en 1989, ministro de los gobiernos de Dilma y Lula y coordinador del programa de gobierno en esta última elecciones, además de una de las caras de la difícil transición con Bolsonaro. 

Fuentes del mercado brasileño consultadas por un medio reconocieron en Mercadante a un “jugador estratégico de Lula”, pero cuestionaron la designación de un político en un cargo técnico. El punto de debate es la capacidad del gobierno de Lula imponer su criterio de gestión y evitar la  burocracia técnica que lo obliga a entenderse con el Tribunal de Cuentas de Brasil.

Históricamente el PT fue crítico del financiamiento de obras de infraestructura más allá de las fronteras. No bien asumió, Lula designó al mando del BNDES a un dirigente de extrema confianza como Aloizio Mercadante, un jugador estratégico en el equipo de gobierno, candidato vice en 1989, ministros de los gobierno de Dilma y Lula y coordinador del actual programa de gobierno.

Además, para que Mercadante pueda asumir el cargo, Lula impulsó una reforma de la Ley de Entidades Estatales del ex presidente Michel Temer que impedía designar como titular del BNDES a alguien comprometido en la campaña electoral o en cargos directivos en estructuras partidarias. Gracia a esta modificación, Lula queda habilitado para intervenir con cuadros políticos en el resto de las empresas públicas brasileñas, entre ellas, la poderosa Petrobras.  

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publica Aquí En Breve….te contamos más….