El abrazo de Bullrich a Juez en Córdoba enojó a Larreta - Periodismo claro, conciso y variado

El renovado acercamiento de Patricia Bullrich con el senador Luis Juez el domingo pasado en Córdoba hizo estallar de bronca al principal aliado que el cordobés y candidato más taquillero de la coalición en ese distrito tiene a nivel nacional: Horacio Rodríguez Larreta.

Porque en la postergada gira de la presidenta del PRO por el caluroso norte cordobés, los gestos fueron recíprocos y las frases contundentes. Todo, a días de conocerse la reunión del expresidente Mauricio Macri con el intendente y candidato del PJ, Martín Llaryora; y con varios socios cordobeses enojados por la tibieza del alcalde porteño a la hora de criticar ese encuentro.

Con este escenario, Juez buscó a Bullrich por el aeropuerto cordobés y la llevó en su auto a la gira por el norte provincial, cuya primera escala fue Totoral. Ahí la presidenta del PRO ratificó que pretende interrumpir la continuidad del peronismo en la provincia al señalar: «yo tengo un total y absoluto compromiso para ganar Córdoba».

Gesto que Juez devolvió con un «estamos frente a una de las futuras presidentas». «¿Qué contribuyo yo para qué esta mujer sea presidenta?», interpeló a la tropa bullrichista que se sumó a esa escala y la frase, cerca de Bullrich no solo anotaron, sino que decidieron publicarla en uno de los videos que resumió la gira del domingo.

Esto motivó que el mismo domingo, Juez intentara avisarle a Larreta y ponerle un manto de piedad al viral de la exministra de Seguridad. «A Horacio lo enojó lo de Juez. Es más, muchos larretistas se encargaron de aplicar una especie de correctivo», reconoció un armador de finos contactos con los despachos porteños.

La fuente coincide con la información de otro socio cordobés que dijo que el propio Juez llamó a Larreta el domingo y el alcalde activó el enfriamiento al que se plegaron otros larretistas. «Horacio no lo atendió, otros sí hablamos con dirigentes cercanos a Juez, pero él no», dijeron desde Buenos Aires.

La semana pasada había existido una reunión entre el entorno de ambos para definir aspectos a seguir y programar un encuentro antes de fin de año. Sin embargo, la frase de Juez activó el operativo frío de los despachos porteños con algunos larretistas puros muy enojados con el cordobés.

«Luis se apura, entra en una desesperación por lo que viene pasando con Macri y eso lo hace irse de boca. Y allá evalúan todo el respaldo que le están dando y es lo que los enoja. Encima, Patricia huele sangre y va; compra un Juez desesperado que a ella le sirve», reconoció un socio cordobés.

Por su parte, la irrupción del radical De Loredo en el tour de Bullrich fue otro de los condimentos que muchos observaron con detenimiento. El hombre de Evolución no tuvo la cercanía de Juez con la presidenta del PRO, aunque sí se sumó a Deán Funes, en el acto que organizó la también diputada radical, Soledad Carrizo. Ahí, la perlita la dejó la pregunta de un periodista del norte cordobés acera de cómo estaba el vestuario en Juntos. «Está bárbaro el vestuario, tenemos un problema con el técnico. Pero a este equipo lo arman los jugadores», respondió Juez. Mientras, De Loredo dijo «está bárbaro el vestuario». «El que está preocupado es el peronismo, nosotros vamos a administrar bien nuestra pluralidad y va a ser candidato en Córdoba el que pueda ganar la elección», cerró el radical. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *