La Justicia de Estados Unidos ordenó hoy el decomiso del avión venezolano-iraní que se encuentra retenido en el aeropuerto de Ezeiza desde el 6 de junio pasado por entender que se trata de un bien obtenido de manera ilegal, ya que fue adquirido por la empresa Emtrasur violando las leyes norteamericanas.

Hace una semana, el gobierno de Estados Unidos había pedido la extinción de dominio del Boeing 747-300, matrícula YV-3531, lo que le permitiría tomar posesión del mismo. La medida fue ordenada finalmente por la Corte de Columbia, aunque la notificación oficial todavía no fue enviada a la justicia argentina.

En agosto, un juez de Columbia había pedido el decomiso del avión y su registro para obtener una serie de pruebas. El juez federal Federico Villena hizo lugar a esos requerimientos y le encomendó la tarea a la PSA y al FBI.

Ese pedido, que fue enviado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y pasó por el Ministerio de Justicia argentino, tenía tres puntos centrales: 1) Incautación/retención del Boeing, 2) Entrega de la orden de incautación, y 3) Cateo del Boeing.

El decomiso apuntaba a inmovilizar la aeronave de Emtrasur hasta el decomiso definitivo, lo que finalmente se concretó este martes.

La causa que tramita en los Estados Unidos está basada en la transferencia irregular por parte de la aerolínea iraní Mahan Air a Emtrasur.

“La aerolínea iraní Mahan Air, también conocida como Mahan Airlines y Mahan Airways (Mahan Air), hizo una transferencia del Boeing a la aerolínea venezolana Empresa de Transporte Aérocargo del Sur, S. A. EMTRASUR) y, después, EMTRASUR reexportó el Boeing a destinos que incluyen Irán y Rusia, todo ello en violación de la ley estadounidense, específicamente la Ley de Reforma del Control de las Exportaciones (en adelante ECRA, por sus siglas en inglés) de 2018, sección 4801 y siguientes del título 50 del Código de los Estados Unidos”, explica el pedido de colaboración que llegó a la Argentina en agosto.

Otro argumento que expuesto la justicia estadounidense es una Orden de Denegación Temporal (TDO) emitida por el Departamento de Comercio de ese país por la que se denegaban los privilegios de exportación de Mahan Air. “La TDO prohibía ampliamente a Mahan Air y/o a otras personas o empresas que actuaran para o en nombre de Mahan Air, directa o indirectamente, participar en cualquier transacción de exportación o comprar o vender cualquier artículo exportado o que fuera a ser exportado desde Estados Unidos y que estuviera sujeto a las EAR, como las aeronaves fabricadas en Estados Unidos”, detalla el pedido de colaboración.

Esa TDO es de 2018, pero se renovó varias veces.La última renovación fue el 13 de mayo de este año.

Gholamreza Ghasemi y otros tripulantes al momento de dejar la Argentina

La causa judicial que tramita en el juzgado federal de Lomas de Zamora sigue su curso pese a la falta de mérito de los últimos cinco tripulantes que les permitió su salida del país. Esa resolución fue apelada por la fiscal Cecilia Incardona.

Además de levantar la prohibición de salida del país,el juez Villena dejó sin efecto el secuestro del avión de Emtrasur, aunque la aeronave sigue incautada por la causa judicial que tramita en los Estados Unidos.

Villena sostuvo que no hay pruebas contundentes en la causa para procesarlos. Apurado por el plazo que le impuso la Cámara Federal de La Plata al confirmar la salida del país de los primeros 12 tripulantes, el juez resolvió la situación procesal de los únicos cinco indagados: el piloto Gholamreza Ghasemi,Abdolbaset Mohammadi, Saeid Valizadeh, Víctor Manuel Pérez y Mario Arraga Urdaneta.

Tras una escala en Bolivia, recién este lunes llegaron a Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =