El salto del dólar “blue” por encima de los 470 pesos volvió a enfriar el movimiento que venían sosteniendo los corralones de materiales para la construcción. Y la falta de precios de referencia reavivó los interrogantes en los proyectos inmobiliarios en desarrollo, que atraviesan estas horas teniendo que hacer frente a presupuestos que apenas si se mantienen por 24 horas o, caso contrario, se activan sólo si se paga en dólares. Entidades de la construcción y la vivienda, así como también expertos del sector, coinciden en que la perspectiva es de una suba de los costos incluso en moneda estadounidense.

Desde organizaciones como la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) reconocieron recientemente que los proveedores de materiales en muchos casos incluso suspendieron la generación de presupuestos hasta tanto se “consolide” un nuevo valor del dólar.

También en torno a la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) en las últimas horas su titular en Córdoba, Luis Lumello, declaró que “la continuidad de esta falta de precios de referencia podría generar la parálisis del mercado”.

El directivo advirtió que la falta de precisiones respecto del precio final del “blue” podría incluso “crear variables desfavorables para el empleo“.

En diálogo reciente con un medio Argentino, Darío López, presidente de la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) y socio en la desarrolladora Arquitectonika, comentó que la movilidad del tipo de cambio “afecta sobre todo el valor de aquello que viene con algún componente importado, hierro, acero y determinados químicos”.

“Ya veníamos complicados con las trabas a las importaciones, con las empresas teniéndose que arreglar con lo que se puede conseguir nacional. Que, si bien la alternativa existe, en varios productos, lo cierto es que falta variedad. La situación del dólar siempre genera que los corralones traten de sostener los materiales mientras que los presupuestos duran cada vez menos”, dijo.

El salto del dólar “enfrió” la comercialización de materiales y la evolución de las obras.

Dólar “desatado”: ¿cuánto “resisten” los presupuestos?

Sendos comercializadores ubicados en el oeste de la provincia de Buenos Aires reconocieron que, hoy por hoy, se manejan con “cotizaciones que duran poco más de 24 horas” y que, más allá de los insumos dolarizados, “también se están dando subas constantes, en algunos casos del 7 por ciento mensual, en productos como el cemento o la arena“.

“Algunos corralones optaron por suspender la generación de presupuestos por algunos días. De repente no se consiguen ladrillos o azulejos. Ni hablar de productos basados en hierros o pinturas. Vienen siendo días muy complicados para avanzar con las obras y de seguro habrá retrasos en las entregas”, comentó a este medio un constructor bonaerense.

Por su parte, Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, comentó que “los presupuestos en rubros como mano de obra, plomería o electricidad ya venían mostrando porcentajes de incremento por efecto de la inflación”, pero que la aceleración del dólar “blue” complicó más la situación de la entrega de materiales por parte de los corralones.

Lo habitual en estas situaciones es que los corralones se ‘sienten’ sobre los materiales. Sobre todo, los que están dolarizados por componentes como el hierro o el mismo cemento. La situación ahora se volvió a precipitar de golpe y quien tiene dólar trata de comprar aprovechando la diferencia que puede hacer. El tema es que hay corralones que no estarían vendiendo, según lo que se dice en el sector”, expresó.

Dólar al “rojo vivo”: ¿conviene iniciar una obra?

Consultado respecto de cuál es el mapa de opciones que hoy se abren para quienes construyen o tienen pensado iniciar un proyecto en este contexto, Gómez Picasso sostuvo que al escenario del dólar los inversores deben añadirle la inflación el peso y el componente electoral.

“Es muy probable que el Gobierno se esfuerce por ‘pisar’ el dólar en el corto plazo, sobre todo por un tema electoral. El inconveniente está en que la inflación va a seguir, por lo que también es muy probable que los costos de construcción que están dolarizados continúen subiendo. Quien está en medio de una obra deberá adecuarse como mejor pueda a este contexto”, comentó.

A raíz de la inflación desatada, el incremento de los costos seguirá como tendencia.

“Hoy, para quien quiere invertir, lo más aconsejable es que opte por comprar el terreno, definir el proyecto, avanzar con la aprobación de planos y esperar hasta fin de año para iniciar la obra. Como para tener cierta previsibilidad”, dijo.

Para luego concluir: “Todo indica que los costos en dólares seguirán subiendo. Pero a fin de año, luego de que ocurran las elecciones, habrá definiciones más claras respecto de la inflación y otras variables. En medio de tanto vaivén este es un buen momento para definir un lugar para construir, cubrir todos los pasos del proyecto y esperar hasta fin de año a ver qué pasa con el rumbo político y económico”.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *