La princesa Ana, del Reino Unido, llegó junto a su esposo, el vicealmirante Tim Laurence, el pasado 18 de noviembre a las Islas Malvinas, por pedido explícito de su hermano, el rey Carlos III. La visita duraría unos seis días y generó controversia en el gobierno argentino, que cuestionó su visita «sin avisar» y la calificó de «presencia colonial».

La princesa, al llegar, colocó una ofrenda floral en el «Monumento de la Liberación» y se reunió con antiguos desminadores, que fueron los encargados de quitar las minas de los campos tras la guerra. De esta manera, envió un claro mensaje al Gobierno argentino sobre la postura de Reino Unido relacionada con la soberanía sobre las islas Malvinas

Dentro de la agenda de la hermana de Carlos III, se encuentra una reunión con los miembros de la Asamblea Legislativa y algunas recepciones con miembros de la comunidad, además de un encuentro con la gobernadora de las islas, Alison Blake. También está previsto que, durante este sábado, se haga presentes en escuelas primarias y secundarias de las Islas, así como también visitará sitios de conservación de la flora y la fauna del territorio que fue usurpado por Gran Bretaña.

Críticas por la visita «sin avisar»

La visita sorprendió a la Argentina, y el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, criticó el viaje en redes sociales.

“La princesa Ana, de la Casa Real británica, llegó a Argentina sin avisar. Su país incumple el derecho internacional con su presencia colonial en el Atlántico Sur en contra de las resoluciones ONU y del clamor mundial. Tal vez eso explique la descortesía”, escribió el funcionario en Twitter. Y sumó el hashtag #LasMalvinasSonArgentina.

En junio de este año, el Comité Especial de Descolonización, órgano subsidiario de la Asamblea General de las Naciones Unidas, llamó a la Argentina y el Reino Unido a retomar las negociaciones por la soberanía de las islas. Asimismo, en octubre, la Argentina obtuvo un amplio apoyo internacional en la ONU por este reclamo. 

Esperanza por la liberación de las Islas Chagos 

Hace unos días, Reino Unido comenzó a negociar la liberación territorial de las islas Chagos, por lo que aumentaron las expectativas de que también pueda iniciarse una conversación sobre las Islas Malvinas. Sin embargo, esta visita real deja clara la postura de Gran Bretaña referida a los territorios del Atlántico Sur

Las Islas Malvinas fueron usurpadas en 1833 y, desde entonces, los británicos se instalaron en el territorio del Atlántico Sur. De esta manera, Reino Unido domina las islas desde hace más de 189 años

JD / MCP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − dos =