EEUU niega que esté construyendo una base militar en Costa de Marfil en plena retirada de fuerzas de Níger

El Ejército de Estados Unidos ha negado este jueves que esté construyendo una base militar en Costa de Marfil, en pleno proceso de repliegue de sus tropas de Níger a petición de la junta militar, si bien ha resaltado que cuenta con “una pequeña presencia” de efectivos y personal en “países socios” de África Occidental.

“Estados Unidos no está construyendo una base en Costa de Marfil”, ha señalado un portavoz del Mando África de Estados Unidos (AFRICOM) en declaraciones concedidas a Europa Press, después de que el diario francés ‘Le Monde’ informara de que Yamusukro habría dado ‘luz verde’ a la instalación de una base cerca de la localidad de Odienné, situada en el noroeste del país, cerca de las fronteras con Guinea y Malí.

Si bien las autoridades marfileñas no se han pronunciado sobre estas informaciones, el portavoz del AFRICOM ha salido al paso de las mismas y manifestado que Washington “no entra en detalles específicos sobre el movimiento de tropas y personal” y ha confirmado que cuenta con “una pequeña presencia de personal estadounidense en países socios en África Occidental”.

“Mientras estamos en el proceso de retirada de fuerzas y bienes de Níger, seguimos centrados en la creciente amenaza terrorista en África occidental en general”, ha explicado, antes de hacer hincapié en que “se trata de una amenaza compartida y común a la paz y la estabilidad de los socios africanos y a la protección de la patria estadounidense”.

En este sentido, ha argüido que “allá donde se ven y reconocen amenazas comunes, hay áreas en las que se puede expandir la asociación y las capacidades con los socios africanos”. “También nos aseguramos de escuchar, aprender y entender cuáles son sus necesidades para lograr a una solución duradera al terrorismo”, ha manifestado.

“El Departamento de Defensa seguirá apoyando la totalidad de los esfuerzos gubernamentales para abordar las amenazas terroristas y la inestabilidad más amplia en el Sahel, lo que incluye contactos con los socios regionales para determinar oportunidades para expandir las asociaciones para abordar los intereses comunes de forma efectiva”, ha reseñado.

De esta forma, ha incidido en que “altos cargos” estadounidenses han realizado varios viajes en África Occidental, “que hacen frente a la creciente amenaza en sus fronteras o a través de ellas”, con el objetivo de “escuchar” lo que necesitan estos países para “tener éxito” en materia de lucha contra el terrorismo.

“De forma bastante consistente, dicen que es una postura gubernamental, y ahí es donde el AFRICOM y nuestros socios entre agencias centrarán sus esfuerzos”, ha dicho, al tiempo que ha abundado en que la misión “apoya acuerdos de seguridad bilaterales para promover la estabilidad y la seguridad en la región y para fortalecer las relaciones con los socios”, además de llevar a cabo maniobras y otras actividades de “construcción de capacidades”.

Por ello, ha reiterado que el AFRICOM “seguirá apoyando los esfuerzos” de los países de la región de cara a la posibilidad de expandir estos lazos y abordar “los intereses compartidos”, en medio del incremento de la amenaza de expansión de las ramas de Al Qaeda y Estado Islámico en el Sahel hacia el golfo de Guinea y otras zonas de África occidental.

RETIRADA DE NÍGER

El propio AFRICOM confirmó durante la jornada del lunes el fin del proceso de retirada de los militares que mantenía desplegados en una base aérea en la capital de Níger, Niamey, en el marco de un proceso abierto a petición de la junta militar instaurada en el país africano tras el golpe de Estado de julio de 2023 que tiene como fecha límite el 15 de septiembre.

Washington y Niamey confirmaron la finalización de la retirada de efectivos de la base aérea 101 en un comunicado conjunto, tras un proceso que arrancó el 19 de mayo con la firma del acuerdo sobre el proceso de retirada, que tiene ahora como foco el repliegue de las fuerzas desplegadas en la base aérea 201 en Agadez. Así, ambas partes reiteraron su compromiso con finalizar el proceso de forma “segura, ordenada y responsable” de cara al 15 de septiembre.

La actividad militar ya estaba muy limitada después de que Estados Unidos rompiese sus acuerdos de cooperación con Níger y parase, entre otros programas, el vuelo de drones, clave para la recogida de información de Inteligencia y la preparación de ataques no sólo en territorio nigerino sino también en otras zonas de la región del Sahel.

El golpe de Estado de 2023, que supuso el derrocamiento del presidente electo, Mohamed Bazoum, y aupó al poder a una junta militar, incluyó a Níger dentro de un grupo cada vez más numeroso de regímenes africanos críticos con la presencia occidental en sus territorios y proclives, en cambio, a acercamientos a Rusia, incluido el despliegue de mercenarios del Grupo Wagner, ahora conocido como Africa Corps.

El giro de Burkina Faso, Malí y Níger –que el fin de semana firmaron un tratado que supone el nacimiento de la llamada Confederación de la Alianza de Estados del Sahel– ha provocado la preocupación en Francia –antigua potencia colonial–, Estados Unidos y otros países occidentales debido al aumento de la influencia rusa en esta zona del continente, que países como Níger achacan a una decisión nacional para buscar nuevas alianzas para combatir el terrorismo y estabilizar la situación interna.

A ello se suma el hecho de que el Sahel se haya convertido en el epicentro del terrorismo yihadista a nivel global y que las el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM, la filial de Al Qaeda) y Estado Islámico Sahel (antiguo Estado Islámico en el Gran Sáhara) hayan realizado esfuerzos para expandir su influencia hacia el golfo de Guinea.

Así, durante los últimos años se ha registrado un aumento de los ataques en los territorios de Togo, Benín, Costa de Marfil y Ghana, lo que ha llevado a las autoridades de estos países a intentar reforzar la seguridad, una situación en la que Washington aspira a trazar nuevas alianzas para mantener su influencia en esta zona del continente.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.