Colombia es finalista de la Copa América 2024 y enfrentará a la Argentina el domingo en Miami desde las 21. El conjunto cafetero superó en un duro partido a la selección de Uruguay por un gol de ventaja. Se trató de un áspero encuentro en el que abundaron los roces y los cruces fuertes entre los jugadores. Pero la tensión continuó aun después del pitazo final, cuando Darwin Núñez se agarró a trompadas con los hinchas colombianos en una tribuna.

Uruguay – Colombia, por la Copa América: la expulsión a Daniel Muñoz por un insólito hecho

A través de diferentes imágenes que enseguida se viralizaron y circularon por las redes sociales, se vio al delantero uruguayo de Liverpool en medio de una pelea con los seguidores del seleccionado del equipo dirigido por Néstor Lorenzo.

Ya sin la remera, pero con una pechera de monitoreo, Núñez parece involucrarse en una fuerte discusión con algunos aficionados colombianos en una de las gradas inferiores del Bank of America Stadium de la ciudad de Charlotte en California.

En medio de golpes de un lado y del otro, se observan botellazos que caen desde las tribunas sobre el futbolista, mientras algunos de sus compañeros y guardias de seguridad intentaban controlarlo y alejarlo del tumulto, con la intención de evitar que resultara herido -el sábado Uruguay debe jugar por el tercer puesto contra Canadá- o sufrir alguna sanción por parte de Conmebol.

Los defensores José María Giménez y Ronald Araujo fueron algunos de los compañeros que intervinieron para intentar calmarlo, en tanto el arquero Sergio Rochet observó lo que ocurría a pocos metros sin intervenir.

En la grabación, que dura poco menos de un minuto, se escucha a los espectadores lamentarse por el acto de violencia ocurrido. “No debió terminar así”, dice uno de los testigos. “Es culpa de la policía”, señala otro. “Hay una batalla campal. Qué lástima, cómo arruinaron esto”, cuestiona otra persona.

En otra toma del conflicto registrada por las cámaras de Fox Sports se puede observar mejor donde se produjeron los incidentes. Los jugadores de Uruguay subieron por una de las escaleras que dan al campo de juego hasta por lo menos la cuarta fila de asientos del estadio.

Según reflejan las mismas grabaciones, el conflicto pareciera centrarse entre los aficionados de Colombia y los propios jugadores de Uruguay, pero también se habrían sumado a la pelea algunos hinchas de la Celeste.

“Las familias (nuestras) están en la tribuna. Lo digo antes de que te corten (la transmisión). Hicieron una avalancha a todas nuestras familias un sector de la hinchada de Colombia. Esto es un desastre. Nuestras familias estaban en peligro. Tuvimos que subir como pedo a la tribuna a sacar a nuestros seres queridos, con bebés, con chiquitos recién nacidos. Un desastre, no había un solo policía, y nosotros dando la cara por los nuestros. Ojalá que los que están organizando esto tengan más cuidado, porque todos los partidos pasa lo mismo, nuestras familias sufren por algunos que toman dos traguitos de alcohol y se comportan como niños”, expresó Giménez a la televisión tras estar en medio de los incidentes.

Los ánimos en el partido fueron de menos a más con el pasar de los minutos. En total se contabilizaron 24 faltas en el partido: 11 uruguayas y 13 colombianas. El árbitro del encuentro César Arturo Ramos Palazuelos no dudó en amonestar y repartió siete tarjetas amarillas entre ambos seleccionados.

Por el lado uruguayo a los 25 minutos fue amonestado Nicolás de la Cruz, a los 62′ Guillermo Varela y a los 68 José Giménez. En tanto, del lado colombiano los marcados fueron: Daniel Muñoz al minuto 30, James Rodriguez en el 54 y en el tiempo agregado Kevin Castaño y Carlos Cuesta.

Sin embargo, el momento de mayor crispación sucedió con la expulsión de Daniel Muñoz por tarjeta roja cuando le propinó un codazo a Manuel Ugarte en el final del primer tiempo, lo que obligó a Colombia a posicionarse más atrás y defender la ventaja en el segundo tiempo ante una Uruguay que no quiso darse por vencida fácilmente.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.