Caída récord de subsidios: la jugada de Caputo para sostener el equilibrio fiscal

Con fuerte intervención en la Secretaría de Energía, el ministro de Economía, Luis Caputo, utiliza el área energética para lograr resultados en las cuentas fiscales, y así sostener el superávit, corazón del programa económico. Tras las subas de tarifas de junio, que superaron el 100%, el Gobierno logró una baja récord en los subsidios durante el mes pasado.

En junio, el gasto público primario del Gobierno cayó 35% interanual en términos reales, según el último informe de la consultora Analytica. En ese mismo período, el rubro subsidios energéticos bajó 73% en términos reales, siendo la caída más fuerte en lo que va del año. 

En junio de 2023 se habían destinado más de $2500 billones a subsidiar las tarifas, cuando el mes pasado estuvo en torno a los $500 billones, medido a pesos constantes. Así, teniendo en cuenta lo ocurrido entre enero y junio, en el primer semestre los subsidios bajaron 43% en términos reales.

El gasto en el mes de junio en subsidios económicos, que también incluye al transporte, fue el más bajo desde febrero. Pese a que Caputo había dicho que habían frenado los aumentos tarifarios para darle un “respiro” a la clase media, lo que ocurrió en junio fue que se aplicaron aumentos que superaron el 100%, con mayor impacto en las familias de ingresos medios y bajos (los de nivel 3 y nivel 2) que tenían mayor proporción de subsidios.

“Se espera que este mes el recorte en subsidios pueda desacelerarse debido a la postergación en la actualización de tarifas”, agregó Analytica en su informe, que monitorea el gasto primario. 

De hecho, en su última conferencia de prensa a fines de junio, donde anunciaron la “segunda etapa” del programa monetario, Caputo anticipó que no hay un sendero específico para el futuro de las tarifas: “El tema tarifas lo decidimos mes a mes porque es una sintonía entre el equilibrio fiscal y el bolsillo de la gente. Cualquier medida de tarifa es consistente con la meta del equilibrio fiscal financiero”.

  Así, en julio no habrá aumentos tarifarios ni de luz ni de gas, aunque si se mantendrá lo previsto para el agua. En las empresas del sector privado, encargadas de los componentes tarifarios de distribución y transporte, hay incertidumbre acerca del sendero de actualización. 

La Secretaría de Energía había publicado en el Boletín Oficial que iban a aumentar mensualmente por una fórmula basada en las variaciones de precios y salarios, pero, en el primer mes de su implementación, en mayo pasado, el Gobierno decidió frenar dicha indexación.

Cambios en Cammesa

En tanto, este miércoles se publicó la resolución 150 en el Boletín Oficial, que si bien cuenta con tan solo tres artículos, tendrá una implicancia muy relevante. “Derógase la Resolución N° 2.022 de fecha 22 de diciembre de 2005”, dice el primer artículo. En la práctica, implicará que la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (Cammesa) dejará de tener varias funciones.

Vuelve a su marco regulatorio originario de los años noventa y deja de ser intermediaria en la compra de combustibles para abastecer a la generación eléctrica. Si se contabilizan los subsidios actuales como parte de su gestión de importación de gasoil, esto podría implicar otro impacto energético en la baja del gasto público. 

Pero lo cierto es que en el sector privado reina la incertidumbre de quién lo hará desde ahora, dado que las empresas no están facultadas para tener esa atribución, por lo que están a la espera de alguna regulación complementaria. 

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.