Dólares, retenciones y un cambio clave por el doble corset de la economía

Más allá de diferencias políticas internas que desembocaron en una decisión tomada ya hace unas semanas, el reemplazo del secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella, por Sergio Iraeta, ahora número uno de la renombrada Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca; se produjo en un momento de intenso debate en el sector agropecuario, que reclama una baja de impuestos para mejorar una actividad clave para la economía.

Lo producido por el campo resulta hoy de vital importancia para que el Gobierno pueda superar el doble corset que se autoimpuso al sumar, en la segunda fase de su plan económico, el objetivo de emisión cero al de equilibrio fiscal. 

Y es que, junto a la necesidad de reducir el ritmo de inflación, se presenta también la de aumentar las compras de dólares para multiplicar las reservas del Banco Central, de manera de poder cumplir con los compromisos de deuda asumidos, la demanda acumulada de importadores y dejar atrás el cepo cambiario, tal como le reclama el FMI y espera con ansiedad el sector privado, incluyendo al campo.

Solo el complejo agroindustrial representa hoy en el país seis de cada diez dólares que llegan al mercado por liquidación de exportaciones, las que, además, están gravadas con retenciones. Y es en este último punto en el que radica la principal preocupación del sector, que asegura haber aportado ya unos u$s 200.000 millones a lo largo de las últimas dos décadas y espera que el apoyo a la gestión libertaria vuelva, al menos, con un tipo de cambio unificado, ya que hoy reciben unos $ 700 por cada dólar de producción vendida al exterior (poco más de $ 1000 del dólar blend menos impuestos), mientras necesitan desembolsar el doble para adquirir insumos.

Como graficó la secretaria de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Eloísa Frederking, “hay situaciones en las que estás en rojo y tenés que hacer malabares. La siembra siempre es un acto de fe en este país. No solo mirar al cielo a ver si llueve sino también ver qué va a hacer el Gobierno”.

Por ahora, la respuesta que obtuvieron las autoridades de la entidad fue un pedido de paciencia y el compromiso de sacar todos los impuestos distorsivos, por parte del ministro Luis Caputo. Pero con una recaudación baja por la recesión y un impuesto País que caducará a fin de año, el tiempo para el fin de las retenciones parece más difuso que la caída misma del cepo.

En ocho días, la SRA iniciará la exposición ganadera, a la que prometió asistir el presidente Javier Milei el 28 de julio, ya con nuevo secretario del área, ley Bases activa y Pacto de Mayo firmado. Los ruralistas esperan que también lleve anuncios que les cambien la ecuación. Cuestión de fe.

Por Prensa Pura Digital

DIARIO DE VILLA LA ANGOSTURA Y REGIÓN DE LOS LAGOS. NEUQUÉN.