«Murió Néstor. Murió Hebe de Bonafini. Se está cerrando otro período oscuro de la Argentina», sostuvo durante un discurso. Martínez y Moreau lo acusaron de apoyar a la dictadura y querer reinstalar la violencia política.

José Luis Espert atacó a la fallecida Hebe de Bonafini durante el homenaje que le realizaron en la sesión de la Cámara de Diputados y provocó un duro cruce con los referentes del Frente de Todos, que lo calificaron como «una basura» y un «cobarde» por no atreverse a confesar su respaldo a la última dictadura militar. 

El discurso del diputado liberal contrastó con la actitud de Juntos por el Cambio, que no tuvo oradores para evitar cruces, aunque muy pocos se quedaron a presenciar el minuto de silencio en memoria de la titular de Madres de Plaza de Mayo. Algunos se fueron, como Fernando Iglesias, del PRO.

Espert se quedó, pidió la palabra, aclaró que ninguna muerte puede festejarse, pero luego atacó a Bonafini sin ahorrar adjetivos. «¿Vamos a honrar el fraude ¿Vamos a honrar la corrupción? ¿Vamos a homenajear a una persona que ha sido deshonrosa para la Nación?, preguntó. 

«Que también es conocida por haber dicho cuando falleció el Papa Juan Pablo II: «Nosotras deseamos que se queme vivo en el infierno. Es un cerdo. Aunque un sacerdote me dijo que el cerdo se come, y este Papa es incomible».

Se está cerrando otro de los tantos períodos oscuros de la Argentina, marcados por el robo, la mentira y la pobreza. Mi homenaje hoy es a las víctimas de Sueños Compartidos y a todas las víctimas de estos delincuentes. Se viene el Nunca más de la prepotencia y la corrupción. Kirchnerismo, Nunca Más. 

«Cuando las Torres Gemelas fueron derribadas reivindicó el acto terrorista diciendo que sintió una gran alegría el día del atentado a las torres gemelas que por dos o tres pobres muertos no se iban a poner tristes. Es una mujer que pidió que se prueben las pistolas taser en el cuerpo de la hija del ex presidente Mauricio Macri».

Levantando la voz para no ser tapado por los silbidos, Espert cerró con la frase más dura.  «Se está cerrando otro de los tantos períodos oscuros de la Argentina, marcados por el robo, la mentira y la pobreza. Mi homenaje hoy es a las víctimas de Sueños Compartidos y a todas las víctimas de estos delincuentes. Se viene el Nunca Más de la prepotencia y la corrupción. Kirchnerismo, Nunca Más».

«Sos una basura», le gritó la kirchnerista Paula Penacca, en el medio del griterío de sus pares. Espert le mandó un besito en señal de ironía y permaneció en su banca para escuchar las críticas. Martínez pidió una cuestión de privilegio para acusarlo de violar el reglamento y la «buena fe que se expresa en Labor Parlamentaria».

«Jamás se utilizó el tiempo de un homenaje para decir las barbaridades que acaba de decir. Esto no implica que tengamos que tener opiniones idénticas, pero festejar la muerte, utilizar un tiempo de homenajes para hablar en contra de la homenajeada, descalificar a la persona que acaba de fallecer, ¿de qué estamos hablando en la Cámara de Diputados de la Nación, esto es lo que queremos aquí?».

«Si nosotros, las fuerzas democráticas en la República Argentina, no somos capaces de, en estas pequeñas cosas, y en otras mucho más importantes, poner un freno a las fuerzas que están ahí no más, tratando desde la derecha de llevar a la Argentina al abismo, me parece que nos estamos equivocando», le respondió.

Luego pidió la palabra Leopoldo Moreau para acusar a Espert de simpatizante del proceso. «Sería mejor que se saquen la careta y digan que han estado de acuerdo con la práctica del secuestro, la tortura y la desaparición de personas. El discurso de Espert es el que repetía el modelo de descalificación de los comunicados de las Juntas Militares».

«Hay que ser valiente y asumir de cara a la sociedad y decirlo con todas las letras que se está de acuerdo con las fuerzas de esa política represiva y no venir aquí a desnaturalizar esa situación, agarrándose con las víctimas», insistió.

«No podemos tolerar que un cobarde venga aquí a ofender a una madre que perdió dos hijos. Hebe no era una intelectual, era una mujer del pueblo y reaccionó como una mujer del pueblo».

«La violencia que hoy se ejerció aquí puede reinstalar la violencia política en Argentina y hay que evitarlo a toda costa porque estamos caminando en el filo de una navaja». «La irresponsabilidad de muchos está sumando a esa posibilidad», observó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =